Las consecuencias de cualquier conflicto violento a menudo se manifiestan en escala local, por lo cual un enfoque a nivel local es necesario. Gobiernos locales tienen un papel importante que cumplir en situaciones de conflicto como promotores y facilitadores de la paz, la libertad, la democracia y la prosperidad, y al hacerlo contribuyen al desarrollo internacional y a la agenda para la construcción de la paz. Por lo tanto, los gobiernos locales son instrumentales para prevenir conflictos, tender puentes y el diálogo después del conflicto y promover un ambiente pacífico.

 

En la Conferencia Mundial sobre Diplomacia de las Ciudades, organizada por Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) y la Asociación de Municipalidades de los Países Bajos (VNG, por sus siglas en holandés) en el 2008, la Agenda de la Haya sobre Diplomacia de las Ciudades fue adoptada. Esta agenda busca resaltar el papel de los gobiernos locales para promover la paz, el dialogo, y la reconstrucción a través del mundo. La Agenda de la Haya sobre Diplomacia de las Ciudades propuso lanzar un premio para los gobiernos locales el cual sería otorgado a gobiernos locales que trabajen para prevenir o superar conflictos en su propia comunidad, o hayan ayudado a otros gobiernos locales en áreas de conflicto para luchar por la paz o la justicia. Esto ha cobrado forma en el Premio por la Paz CGLU. Este premio celebra iniciativas exitosas para prevenir conflictos, la construcción de paz y la reconstrucción postconflicto que hayan sido emprendidas por gobiernos locales y estimula a otros a seguirlas. Está apoyado por la Diputación Provincial de Barcelona, la Ciudad de Tromsø, la Provincia de Gipuzkoa, VFonds, PAX y VNG Internacional, dentro del marco del Consejo de Políticas sobre Oportunidades para Todos, Cultura, y Diplomacia de Ciudades de CGLU.

 

El Premio por la Paz CGLU genera atención pública internacional hacia el papel que los gobiernos locales juegan en asegurar el desarrollo sustentable y pacífico. Los gobiernos locales que hayan implementado un enfoque innovador y de alto impacto hacia la construcción de la paz y la creación de diálogo son elegibles para nominación. Además de visibilidad y reconocimiento mundial, el gobierno local ganador recibe un premio monetario para fortalecer sus proyectos de paz y/o facilitar intercambios de aprendizaje con otros gobiernos locales que tengan desafíos similares.

 

La primera edición del Premio por la Paz (2016) fue otorgada a la Municipalidad de Kauswagan (Filipinas), en base a su iniciativa innovadora y efectiva en el proceso de construcción de la paz, yendo más allá de abordar síntomas del conflicto armado hacia un enfoque socioeconómico que conecta la paz y los esfuerzos de desarrollo. La segunda edición del Premio por la Paz CGLU será entregada durante el Congreso Mundial de CGLU en eThekwini (Durban), Sudáfrica, en noviembre del 2019.